Inicio Actualidad Un estímulo que mejore la eficiencia energética de los hogares

Un estímulo que mejore la eficiencia energética de los hogares

[ad_1]

(Bloomberg) — Los edificios que componen Castle Square, un complejo de viviendas asequibles en el lado sur de Boston, se construyeron de manera rápida y económica en la década de 1960. Durante los siguientes 50 años, los residentes se quejaron constantemente de los apartamentos sin aislamiento, que siempre estaban demasiado calientes o demasiado fríos. Pero había mucho más por arreglar, desde grifos con goteras hasta aceras derruidas; así que cuando finalmente llegó el momento de renovar a fines de la década de 2000, la calefacción y la refrigeración eficientes estaban en el fondo de la lista.

“La mayoría de la gente quería cocinas nuevas”, dice Deborah Backus, miembro fundadora y actual directora ejecutiva de la organización de inquilinos.

Lo que cambió su opinión fue la Ley de Recuperación y Reinversión de Estados Unidos (ARRA) de 2009, que incluyó US$600 millones específicamente para mejorar la eficiencia energética en las viviendas públicas. Con la ayuda de una subvención de US$6,7 millones del gobierno federal, todo el complejo se sometió a una “actualización de energía profunda” que incluía no solo convertir todos los edificios en conchas aisladas, sino también cambiar las lámparas incandescentes por LED, instalar ventanas de triple panel y paneles solares para alimentar nuevos y eficientes calentadores de agua. Los residentes obtuvieron relucientes electrodomésticos con calificación Energy Star y termostatos digitales para sus propios apartamentos. Como resultado, sus facturas de energía cayeron casi 50%.

“Estaba realmente triste cuando el dinero del estímulo se agotó”, dice Backus, “porque hay muchos complejos de viviendas que podrían beneficiarse de una renovación como esta”.

Ahora que los gobiernos de todo el mundo prometen billones de dólares para apuntalar las economías arruinadas por el nuevo coronavirus, el tiempo puede ser propicio para más proyectos de alto costo y alto impacto como el de Castle Square. Los edificios representan aproximadamente 12,6% de las emisiones de gases de efecto invernadero de EE.UU., por lo que la vivienda es particularmente prometedora para la financiación de estímulo entre los defensores del clima. La modernización del hogar para la eficiencia energética también es políticamente popular: casi uno de cada tres estadounidenses dice tener dificultades para pagar sus facturas de servicios públicos, y un aislamiento y electrodomésticos más eficientes significan que las emisiones de carbono y los costos de energía disminuyen.

La vivienda pública es supervisada directamente por el Departamento Federal de Vivienda y Desarrollo Urbano, lo que la convierte en un lugar lógico para comenzar. Pero no tiene que terminar ahí. La mayoría de los estados ya tenían una escasez significativa de viviendas asequibles antes de la pandemia, y el desempleo generalizado causado por la COVID-19 probablemente exacerbará la necesidad. Bryan Howard, director legislativo del Consejo de la Construcción Ecológica de Estados Unidos, argumenta que ahora es el momento de expandir el Crédito Tributario para Viviendas de Bajos Ingresos, que, aunque no es explícitamente amigable con el medio ambiente, a menudo se usa para alentar el desarrollo ecológico.

El crédito fiscal, promulgado en 1986, ofrece a los desarrolladores privados una exención a cambio de poner a disposición ciertas unidades a tasas inferiores a las del mercado. De manera crucial, el crédito es administrado por los estados, que pueden establecer sus requisitos de elegibilidad, y muchos de ellos lo han utilizado para fomentar el desarrollo sostenible. Desde 2019, por ejemplo, Georgia ha requerido que todos los proyectos que reciben el crédito fiscal cumplan con un estándar de construcción ecológica como LEED, mientras que Texas y Ohio dan preferencia a los proyectos ecológicos. Los tres estados tienen gobernadores republicanos, lo que indica que el apoyo a la vivienda con eficiencia energética puede cruzar las líneas partidistas.

Los subsidios fiscales también podrían extenderse a los propietarios privados a través del Crédito Tributario de Rehabilitación, que actualmente incentiva la modernización de solo ciertas estructuras históricas. Christopher Coes, vicepresidente de uso y desarrollo de la tierra en Smart Growth America, argumenta que el crédito fiscal debería cubrir a todos los propietarios para actualizar propiedades que tengan al menos 50 años, siempre que estén cerca del transporte público. La teoría dice que los edificios cerca del transporte público usan inherentemente menos carbono y también apoyan comunidades más resistentes.

Bajo dicho programa, un propietario podría ser recompensado por construir una adición que podría albergar a otra familia, o podría obtener crédito por mejoras comunitarias como aceras, parques y gestión de aguas pluviales. Invertir en áreas desatendidas también atrae dólares privados. “Por cada dólar gastado”, dice Coes, “atrae de US$5 a US$10 en inversiones privadas en cosas como tiendas minoristas, restaurantes y supermercados”.

Si bien todos estos programas tienen potencial, ninguno está exento de desafíos. Las actualizaciones siguen siendo bastante caras. Sin embargo, una de las formas de hacerlas más baratas es estandarizar los procesos para que los materiales necesarios puedan fabricarse en masa. Europa ha progresado realmente en esta área desde 2008: la organización sin fines de lucro holandesa EnergieSprong, que ahora produce en serie modificaciones para el consumo neto de energía cero, tiene contratos en todo Europa y está siendo examinada por la Oficina de Energía para la Construcción del Departamento de Energía en EE.UU.

En teoría, dice Daniel Aldana Cohen, quien dirige la colaboración socioespacial del clima en la Universidad de Pensilvania y es parte de un grupo de académicos que aboga por un enfoque verde para el estímulo, los proyectos financiados por estímulo mejorarán la estandarización. Eso significa que la modernización puede llegar a ser atractiva incluso para quienes no reciben subsidios.

Mientras tanto, dice, tiene sentido comenzar con el 1,2 millones de unidades de viviendas públicas y utilizarlas como una especie de laboratorio de innovación. “A medida que mejoran las técnicas, puede ir a más viviendas a precio de mercado”, dice. Eventualmente, predice, los costos iniciales y los futuros ahorros de energía se igualarán, haciendo que toda la tarea sea neutral en cuanto a costos y carbono.

Nota Original:Making Homes Energy Efficient Is Expensive. Stimulus Could Help.

©2020 Bloomberg L.P.



[ad_2]

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

MAS NOTICIAS

Scaloni aclaró que “el Monumental siempre está en los planes” – Télam

El director técnico del seleccionado argentino, Lionel Scaloni, aclaró que el estadio de River Plate "siempre está en los planes" para ejercer la...

El líder Bayern Munich recibe al Dusseldorf en la Bundesliga – Télam

Bayern Munich, cómodo líder de la Bundesliga cuando restan apenas seis fechas para el final, recibirá hoy al Fortuna Dusseldorf en el partido...

Centurión prefiere jugar en Boca pero “se debe una charla” con gente de Racing – Télam

El mediocampista Ricardo Centurión anunció que preferiría jugar en Boca Juniors, club en el que actuó durante dos temporadas, aunque advirtió que se...

Calleri: “El tenis marca un modelo a seguir en todo el país” – Télam

“Podemos decir que el tenis, una de las grandes pasiones de los argentinos, marca un modelo a seguir en todo el país porque...

Declararon dos testigos de parte de Villa en la causa por violencia de género – Télam

  Dos testigos propuestos por la defensa de Sebastián Villa, jugador colombiano de Boca Juniors, declararon este viernes ante la fiscal Verónica Pérez, de...
Abrir chat
Un estímulo que mejore la eficiencia energética de los hogares Comunicate con nosotros